Estaba todo tan claro, que no lo quise entender. A. Calamaro

Uno de los dos sangra y vos crees que soy yo. Las pelotas

No te engañes como yo, que quise tomar por presa al cazador. Las pelotas

 

Comentarios